jueves, 4 de enero de 2018

Errores al invertir en bolsa

 2017 fue un año muy intenso para mi, empecé a curiosear en el mundo de la bolsa a principios de año, incluyendo algún simulador donde tonteé con ese invento llamado CFDs, que tanto gusta a los brókeres, usando los consejos de inversión de diversos blogs y diarios de dudosa reputación, lo que me sirvió para evitar chicharros y tonterías varias de actualidad sin arriesgar mis ahorros, así que afortunadamente me centré en la lectura y aprendizaje hasta que realicé mis primeras inversiones reales en abril, con el miedo propio de un principante, buscando la falsa seguridad de valores grandes y estables con la idea de seguir una filosofía Buy&Hold: Red Eléctrica, Enagás, Daimler... hasta que poco a poco fui dándome cuenta de que la rentabilidad que cabía esperar de estas inversiones a los precios actuales era bastante  limitada, probablemente por debajo de la media de los índices, así que empecé a interesarme por la filosofía Value... hasta hoy. 

 Dicen que de lo que más aprendemos son de los errores, así que espero que esta lista de despropósitos pueda servir a algún inversor a evitarlos o al menos a reflexionar sobre ellos. A modo de autocrítica os planteo en primer lugar mis equivocaciones:

  1. Empezar demasiado pronto a invertir: debería haberme formado mucho más antes de realizar mis primeras inversiones, pero falló mi control emocional y sentía que estaba perdiendo el tiempo con mi liquidez en el banco.
  2. Relacionado con lo anterior, si no sabes exactamente lo que haces, no te dediques a elegir acciones individuales, Joel Greenblatt lo explica de manera muy elocuente en  The Little Book That Beats the Market“Choosing individual stocks without any idea of what you’re looking for is like running through a dynamite factory with a burning match. You may live, but you’re still an idiot.”. Si nos urge invertir y todavía no tenemos los conocimientos necesarios tenemos multitud de opciones a nuestra disposición: Fondos de inversión (renta fija o variable...), ETFs... donde limitamos el riesgo, aunque debamos elegir con cautela donde invertimos.
  3. Elegir una estrategia que no se adaptaba a mis características o necesidades como inversor: cada inversor debe conocerse a si mismo, definir qué espera obtener y cuánto esfuerzo está dispuesto a dedicar a cambio, por suerte puedo permitirme invertir varias horas al día, de lunes a domingo, por lo que considero que el Value Investing es la estrategia que mejor se adapta a mi perfil inversor, similar al inversor activo del que hablaba Benjamin Graham y con el que me sentí identificado en su momento. Si a eso le sumamos el entorno actual de volatilidad mínima histórica y bolsas cotizando a múltiplos históricamente elevados... hacen más difícil que nunca obtener una rentabilidad por encima de la media con la filosofía B&H.
  4. Elegir una empresa sin haber estudiado a sus rivales directos y sin conocer en profundidad el sector: relacionado con el círculo de competencia, invierte en lo que conoces, por muy bonitos que nos parezcan los números y ventajas competitivas de las empresas conviene conocer a sus rivales directos, que les pueden quitar cuota de mercado, forzar precios y márgenes a la baja, o bien simplemente podemos patinar eligiendo un sector que sufrirá durante los próximos años, o décadas, quien sabe. Un ejemplo puede ser Cardinal Health (NYSE:CAH), quizás lo haga bien en unos años, pero desde hace más de un año el sector está muy presionado con los precios de genéricos a la baja, la constante amenaza de la entrada de Amazon en el sector...
  5. Elegir empresas de sectores competitivos o muy regulados y con alto apalancamiento operativo: por ejemplo, invertí demasiado en el sector minorista/retail , donde cualquier pequeño descenso de ventas produce un descenso todavía mayor en el beneficio, debido a los elevados costes fijos del negocio (alquileres, personal, distribución, inventario, capital circulante...).
  6. Darle demasiada importancia a los dividendos: por lo general, las empresas no tienen una RPD elevada "porque sí", o bien no pueden crecer más o simplemente buscan tener contentos a sus inversores ofreciéndoles ese retorno, de hecho lo mejor sería centrarse en el payout, ya que está demostrado que las empresas con bajo payout lo han obtenido mejores rendimientos históricamente, además debemos tener en cuenta que Hacienda se llevará su pellizco en cada dividendo que cobremos, mientras que lo mejor para los inversores es que la empresa reinvierta el capital obtieniendo retornos sobre el capital por encima de la media del mercado.


 En segundo lugar me gustaría recopilar los errores que considero que cometen bastantes inversores noveles:
  1. Limitarse a invertir en la bolsa nacional: si no invertimos fuera de España estamos asumiendo riesgos innecesarios para nuestra cartera, como depender de la evolución de una única economía y de la fortaleza o debilidad de nuestra moneda.
  2. Diversificación excesiva: como todos sabemos, diversificar es básico pero tampoco tenemos que pasarnos, cuanto más valores tengamos en cartera tendremos más difícil seguir la evolución de todos los valores y será más difícil mejorar los resultados de los índices por la reversión a la media, si a esto le sumamos tener todos los valores de nuestra en la bolsa nacional será un verdadero reto superar la rentabilidad media anualizada del IBEX, por ejemplo. Por otro lado, a partir de 8-9 valores en cartera la diversificación comienza a perder su efecto, reduce el riesgo marginalmente.
  3. Centrarse demasiado en los dividendos: ojo, no digo que la estrategia DGI sea mala o no sea válida, sino que a veces le damos más importancia de la que tienen a los dividendos o a una alta RPD, se me ocurre un ejemplo con Bolsa y Mercados Españoles (BME:BME), que lleva varios años perdiendo cuota de mercado, sin incrementar ventas y subiendo el BPA a duras penas, aumentando el dividendo a costa de aumentar su Payout.
  4. Elegir empresas que maltratan al accionista: veo muchas carteras con Banco Santander o Telefónica, la primera por sus innumerables ampliaciones de capital, he perdido la cuenta de cuantas llevan ¿28? y la segunda por sus eternas promesas, adquisiciones a precios desorbitados (entre ellas, más de una diworsification que diría Peter Lynch) hasta hacer insostenible su dividendo, ya que estaban pagándolo vía deuda tras agotar su flujo de caja.
  5. Entrar en sectores regulados y/o con alto apalancamiento operativo en operaciones a largo plazo: cualquier cambio regulatorio afectará a nuestro negocio, presionando los márgenes a la baja si dicho cambio les perjudica y es algo que nadie puede prever, como ejemplo se me ocurren las eléctricas, telecomunicaciones...
  6. Desaprovechar nuestra "ventaja competitiva" como pequeños inversores: si queremos obtener resultados mejores que la media, debemos hacer algo distinto a la mayoría, esto podría pasar por concentrar los valores en cartera, ponderando al alza los valores con mayor potencial de revalorización y eligiendo empresas pequeñas, desconocidas, poco seguidas e ilíquidas, y si son familiares o el dueño es el principal accionista tendremos todavía más posibilidades de éxito, valores que no salgan en los grandes medios, donde tengan difícil entrar los fondos de inversión, banca privada...
  7. Comprar caro: cuanto mayor múltiplo paguemos por nuestra inversión, menor retorno debemos esperar, además de disminuir el margen de seguridad. Ojo, tampoco hay que cerrarse en banda, ya que puede estar justificado pagar un múltiplo elevado si el crecimiento de la empresa lo justifica, de hecho es mejor pagar un PER 20 por una empresa que crece al 20% que PER 10 por otra empresa que lo hace al 10%, incluso a medio plazo:

 Como siempre, esto es solo mi opinión personal, espero que nadie se haya sentido atacado u ofendido ya que trato de invitar a la reflexión. Tampoco quiero decir que el Value Investing sea la mejor estrategia ni mucho menos, como comenté más arriba, la estrategia debe adaptarse a nuestro perfil inversor, y esto podría pasar por B&H, DGI, inversión pasiva o tal vez la bolsa no se adapte a las necesidades de un inversor al que no le guste la volatilidad del mercado.

2 comentarios:

  1. Otro buen artículo al historial , coincido plenamente con tu planteamiento espero seguir leyendo muchos más como este

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que cada año que pase nuestra respectiva lista de errores propios sea menor.

      Eliminar